sábado, 26 de febrero de 2011

Honduras Regresa a Viña del Mar 2011


Nuevamente Honduras, nuestro país, está presente en la 52 edición del Festival Internacional de Viña del Mar compitiendo en la categoría de Folclórico Internacional. Lo hace con la canción “Magdalena Se Me Va” de la autoría (letra) de Allan Martin, seudónimo con el cual participa el Dr. Christian Kafie y música del Maestro Osvaldo Espinal. La voz cantante la lleva el amigo Luis Bustillo, un buen cantante y músico, quizá poco conocido por el gran público, pero con bastante experiencia.

La noche del martes 22 de febrero, la segunda noche del Festival, al filo de las 21:30 horas, se presentó por primera vez esta canción que nos habla del clamor de un campesino ante la “huida” de su amada a la gran ciudad, quizá en busca de cosas modernas. Luis apareció con un traje de manta blanca y caites, pañuelo rojo al cuello y sombrero de junco, en resumen un elegante campesino. Respaldándole musicalmente vimos a nuestro buen amigo Nery “Chino” Lara haciendo percusión garífuna, Freddy Matute en los bongoes, Jorge García en las maracas e Iván Oseguera en la guitarra.

Interesante fue ver como las damas del cuadro coreográfico, que pertenece al Festival, adornaron con sus giros y baile la presentación de Luis y de nuestros músicos. Esta coreografía no había aparecido en anteriores ediciones. También el coro de la Orquesta Festival, cumplió con su cometido de hacerle respaldo a Luis en partes de la canción donde el pudo hacer un juego vocal de respuesta. Creo que vimos una canción de Honduras bien balanceada y presentada de buena forma.

Aunque había escuchado “Magdalena Se Me Va” gracias a la gentileza de Luis, quien me la mostró en su aparato celular, debo decir que me agradó mucho la simpleza del arreglo en vivo, la impecable musicalización de los instrumentistas y la sobria, pero muy honesta vocalización de Luis. Lució como hondureño del campo, regresó a las raíces y eso hay que aplaudirlo. Por radio, escuché a Osvaldo Espinal diciendo que lo había visto tal y como lo ensayaron en Honduras.

La canción aunque no muy profunda en su letra, muestra una historia bastante frecuente en nuestra sociedad, la mujer que cansada de vivir una monótona rutina, decide emigrar a la ciudad en busca de mejores horizontes. En este caso, su hombre le ruega que regrese a la tranquilidad del campo y por supuesto a sus brazos. La música en su ritmo me recordó las canciones de Guillermo Anderson, de hecho la instrumentación fue básicamente la misma que utiliza este otro gran exponente del arte musical hondureño.

Debo criticar acremente a la presentadora del Festival, quien con un nerviosismo impropio del escenario en que está, se olvidó de mencionar al Maestro Osvaldo Espinal como compositor de la canción, esto es quien hizo la música. Por el contrario mencionó a Christian y a Allan como si fuesen las dos personas responsables de la autoría, la parte lírica y la composición. Imperdonable error que parcialmente corrigió el cintillo del canal responsable de la emisión del Festival y digo parcialmente, pues nuevamente pusieron a Christian y a Allan como si fuesen dos individuos, siendo uno el nombre real y el otro un seudónimo.

Otro aspecto lamentable para los pocos hondureños que estábamos pendientes de la participación de nuestro país, fue que a la hora de emitir el voto de los jurados, el canal colocó un cintillo anunciando al siguiente artista y no pudimos ver como había sido calificada “Magdalena Se Me Va”. Apenas alcanzamos a ver un 4 y un 7 además de un signo de interrogación que corresponde al voto secreto del Presidente y vice-Presidente del Jurado. Escuchando a Osvaldo en la radio me enteré que estamos entre los cuatro mejores de seis que compiten. Luis tiene que hacer un gran esfuerzo la próxima vez que salga a enfrentar al público.

Quiero recordar que el año 2008 Honduras participó con muy buen suceso en esta misma justa musical. En aquella ocasión fue Jireh Wilson la intérprete de “Ay, Ese Amor”, también de la autoría conjunta de Christian Kafie y Osvaldo Espinal. La canción alcanzó el segundo lugar y Jireh se alzó como la Mejor Intérprete de aquel año.

Otro aspecto que llama mi atención es que el Festival nació como una competencia de canciones y ha venido derivando hacia un mero show con artistas de moda, tanto chilenos como de otras partes del globo. Esto hace que la competencia, tanto Folclórica como Internacional, pase a un segundo plano y la gente asista y esté más interesada en los consagrados que en las nuevas canciones, que dicho sea de paso no siempre son muy atractivas o impactantes.

Otro detalle interesante es que Honduras es el único país que en la competencia folclórica presenta un intérprete masculino, los otros cinco países muestran representantes femeninas. Podríamos decir que esta edición 52 del Festival es prácticamente un matriarcado. La competencia internacional muestra una proporción de 4 a 2 a favor de las mujeres y uno de los países, Ucrania, compite con un grupo de 5 jovencitas que hasta en Playboy han aparecido, ¿cuál será el quid del asunto?

Proporciones aparte, felicitamos efusivamente a Luis, a Christian y a Osvaldo por representarnos dignamente. Especial mención para los músicos que acompañan la canción, se han lucido. Ojalá nuevamente Honduras sobresalga con un puesto de honor en este evento artístico-cultural. Gracias muchachos por mostrar al mundo que aquí también hay arte musical y del bueno.