viernes, 7 de septiembre de 2007

Me Siento Más Compositor que Cantante (Entrevista en Diario El Heraldo, agosto 2007)

Sus canciones arrancan suspiros, lágrimas y también balazos... El cantautor hondureño Víctor Donaire, compositor de la canción “El Soldado Ausente”, jamás se imaginó que su composición impactaría de tal forma a un alto militar hondureño, quien la emprendió a tiros contra un grupo de músicos solo porque no se sabían “El Soldado Ausente”, su canción predilecta. Esta triste y nostálgica melodía causó mucha conmoción, al grado que las Fuerzas Armadas de Honduras le dedicaron una estatua que lleva el nombre de la canción. Con 40 años de trayectoria en el mundo de la música, son cientos de cosas las que Víctor Donaire tiene por contar, una historia en la que puesto su huella y que le ha ganado el reconocimiento a nivel nacional e internacional.

¿EN SUS SUEÑOS DE NIÑO SE IMAGINABA PARARSE ALGÚN DÍA SOBRE UN ESCENARIO?
No... pero desde niño me di cuenta de mi habilidad para la música, cuando cumplí 5 años gané un concurso infantil de canto.

¿CÓMO INICIA SU CARRERA EN LA MÚSICA?
Creo que la música ya venía por sangre, tanto la familia de mi madre como la de mi padre estaban ligadas a la música, pero fue en mi adolescencia, cuando obtuve mi primera guitarra, que comencé a pensar y soñar con algún día pararme en un escenario.

¿SU FAMILIA APOYABA SU SUEÑO DE SER CANTAUTOR?
Mis padres nunca me dijeron no lo hagas, pero tampoco me ofrecieron pagarme clases de música, simplemente dejaron que desarrollara esa habilidad, pero me advirtieron que no dejara mis estudios.

¿A QUÉ EDAD FORMÓ SU PRIMER GRUPO?
A 16 años, se llamaba Los Caminantes; después entré a Los Jets, éramos los ídolos de la música juvenil en Tegucigalpa. Me la pasaba tocando en sitios nocturnos, eso preocupó a mi madre, quien me dijo que siguiera en la música, pero que tenía que estudiar una carrera; “en Honduras solo una carrera universitaria es la que te puede dar de comer”, me decía.

SIN EMBARGO, USTED ESTUDIÓ PSICOLOGÍA Y ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS, CARRERAS QUE NO VAN MUY DE LA MANO CON LA MÚSICA.
Estudié Psicología porque hice pruebas en la universidad y descubrí que tenía habilidades para esa carrera, y luego administración de empresas porque tiene mucha relación con el tipo de psicología (industrial) que a mí me gusta.

¿RECUERDA LA PRIMERA CANCIÓN QUE ESCRIBIÓ?
No, pero muy joven compuse dos de las canciones que me dieron a conocer como compositor, “El Soldado Ausente” y “Caminando por Tegucigalpa”, en el año de 1969, para entonces ya había hecho otras canciones más románticas, pero no habían tenido mucha trascendencia, pero estas dos canciones todavía se siguen escuchando.

¿LO QUE HA LOGRADO EN EL MUNDO DE LA MÚSICA HA SIDO CON ESFUERZO PROPIO?
En buena medida sí, aunque debo reconocer que uno no trabaja en el vacío, en esto hay muchas personas que me han apoyado, que me han dado oportunidades.

MUCHAS PERSONAS DICEN QUE USTED EN OTRO PAÍS, COMO MÉXICO O ESTADOS UNIDOS, SERÍA MILLONARIO.
Yo hago una broma siempre: si a mí me hubieran pagado un centavo por cada vez que canté “El Soldado Ausente” o “Caminando por Tegucigalpa”, probablemente sería millonario, lo que pasa es que aquí no hay industria musical, no hay reconocimiento a los derechos de autor. Pero yo no me arrepiento de haber hecho carrera en Honduras; en el concierto que acabamos de realizar, la gente me hizo sentir querido y reconocido, y eso es lo importante.

¿CUÁL ES EL MENSAJE QUE PRETENDE DEJAR CON SU MÚSICA?
Ojalá las canciones que he escrito las tomen otros artistas y, como en otros países, las reciclen, las interpreten, que las mantengan vivas; porque para un compositor no hay nada más agradable que escuchar sus canciones, pero no necesariamente en la vos de uno mismo, sino en las voces de otros, yo creo que eso es lo que le da la posibilidad a un país de crear un acervo cultural del cual se puede sentir orgulloso.

¿CUÁLES SON LAS CANCIONES CON LAS QUE MÁS SE IDENTIFICA?
Con “El Soldado ausente” y “Caminando por Tegucigalpa”, porque fueron las que me pusieron en el escenario para el gran público de Honduras, porque son canciones que se conocen en todo Honduras, y eso para mí es importante.“Caminando por Tegucigalpa” se convierte en el himno de la capital en la temporada navideña, su autor relata que se inspiró al observar la ciudad; “fue simplemente voltear a ver y musicalizar el ambiente”, dice.

¿CÓMO NACE “EL SOLDADO AUSENTE”?Después de la guerra del 69, entre Honduras y El Salvador, tuve la oportunidad de ver imágenes tomadas por fotógrafos de las Fuerzas Armadas en lugares que ocupó el ejército salvadoreño, pude apreciar con horror cuerpos mutilados y amontonados como si fueran sacos, y toda la destrucción que una guerra causa. Un día, mi madre me preguntó “¿cómo se sentirán las madres que han perdido hijos en la guerra?” Esa pregunta quedó dando vuelta en mi cerebro y de allí nación “El Soldado Ausente”.

¿SE HA ENCONTRADO CON GENTE QUE CONOCE SUS CANCIONES, PERO QUE DESCONOCE QUE USTED ES EL COMPOSITOR?
Sí, a mí esposa yo la conocí totalmente alejado de la música, ella no podía creer que yo era el autor de las canciones que a ella le habían enseñado en la escuela. Mucha gente se queda sorprendida cuando les digo que las canciones que están tarareando son mías...

¿QUÉ SIGNIFICA “SOY COMO SOY” EN SU VIDA?
Es una canción muy importante porque fue la que me llevó por primera vez a un OTI internacional y justamente me al país donde nací, Chile, entonces fue doblemente importante porque fue la primera vez que gané un festival internacional representando a Honduras en otro país.

¿QUÉ PASÓ CON TRILOGÍA?
Fue un grupo super exitoso, la pasamos muy bien durante casi 11 años, hicimos una gran cantidad de música, tuvimos muchísimas presentaciones a nivel nacional e internacional, fue un grupo con el cual yo sentí que sí éramos profetas en nuestra tierra, tuvo una trascendencia muy importante en mi vida artística y duró hasta que podía durar.

¿QUÉ LE HA DEJADO LA MÚSICA?
Muchas satisfacciones, experiencias lindas, mucha autorrealización, porque para el artista lo importante no es el dinero, es más bien el reconocimiento lo que a uno lo mueve, muchos sueños cumplidos y, lo más importante, es que creo que me ha permitido ganarme un pedacito de la historia musical de Honduras.

¿ADEMÁS DE CANTAUTOR, TIENE OTRA OCUPACIÓN?
Tengo una pequeña oficina de consultoría y adiestramiento, gracias a Dios tengo el tiempo para dedicarme a hacer proyectos musicales como el concierto que acaba de pasar.

¿PODRÍA MANTENERSE ECONÓMICAMENTE COMO CANTAUTOR?
No lo sé, pero nunca lo he intentado, ja, ja, ja...

¿CUÁL CONSIDERA QUE ES LA VOZ MÁS GRANDE QUE HA DADO HONDURAS?
Quizá Moisés Canelo ha sido la voz más romántica que más tiempo ha durado en el tapete artístico nacional; me gustan mucho las canciones de Guillermo Anderson, me gusta como cantan Karla Lara, Teddy Soto y Lesbia Karina Násser. Yo admiro mucho el talento, no admiro a uno solo y dejo de admirar a los demás, trato de ser lo más amplio posible en el gusto musical, creo que uno a veces peca de injusto cuando se decide por un decir un nombre, porque yo creo que todos los que hacemos arte en Honduras lo hacemos básicamente por amor al arte, y todos merecemos un aplauso y el reconocimiento de los demás.

2 comentarios:

Luis dijo...

Muy bien por ti Victor, te sigo la pista desde "SOY COMO SOY", me gustaria que se le diera apoyo a otros hondureños que nadie conoce como Gloria Yaneth, Domingo Trimarchi, etc.
Victor, te deseo suerte en Viña del Mar 2008 y que viva HONDURAS.

Salvatore Trimarchi dijo...

Domingo Trimarchi es mi papá