martes, 30 de septiembre de 2008

BUENOS HONDUREÑOS ANÓNIMOS (B.H.A.)

Aunque la sigla del título lo sugiera, no voy a comentar sobre ningún banco. Es una forma muy personal de designar a los Buenos Hondureños Anónimos, aquellos que sin alharaca y sin mucho aspaviento y más bien de manera sencilla, demuestran, en pequeñas grandes obras, su patriotismo y su elevado sentimiento hondureñista.

He pensado en esto, a partir de las reflexiones derivadas de una comunicación por correo electrónico que recibí hace un par de semanas. En ella, un internauta hondureño que se identificó como Mario Granados., me felicitaba por mi canción El Soldado Ausente y me informaba que tenía una página en la Web en la cual destacaba, lo que él consideraba eran valores hondureños. Al final de su misiva, me pedía disculpas por haber colocado en su página de inicio, una fotografía del grupo musical Trilogía, al cual pertenecí desde su fundación en 1990 hasta su disolución en el año 2000.

Ya que Mario, muy gentilmente me invitó a visitar su sitio, me di a la tarea de ir recorriendo poco a poco, las distintas secciones en las cuales la tiene dividida. La dirección para ingresar es: www.aldosdelrecuerdo.com/ para aquellos a quienes ya les haya picado la curiosidad. Aunque el sitio es sencillo, de inmediato se siente ese sabor hondureño popular. El título del sitio dice “Bienvenidos al Baúl de los Recuerdos” y se divide en titulares de lo más diversos, mostrando todos un cariño entrañable hacia esta pequeña patria nuestra.

Ahí puede verse fotos de la añorada selección de fútbol de 1982 que Mario define como la mejor de todos los tiempos porque tenía los h…..s bien puestos. Asimismo, se nota que nuestro buen amigo es seguidor acérrimo del Olimpia, el león destaca claramente. En el centro aparece la esfigie de Francisco Morazán y al hacer clic sobre ella, enlaza con la página de Honduras en Wikipedia, la enciclopedia libre. La bandera de Honduras y el escudo del uniforme de la selección, también ocupan preponderante lugar.

Al ir bajando, se nota la pasión y la nostalgia de este hondureño por la música de Leo Dan, así como por la música hondureña de hace algunos años; todo ello, sin dejar de expresar sentimiento por la música centroamericana de antaño. Hay un enlace hacia el blog de quien escribe y también hacia otras páginas como el libro electrónico sobre Honduras de Mario Secoff, Centroamericanto, El Mounstruario y Sergio Rodríguez, distinguido director de orquesta hondureño quien reside en Georgia, EE.UU.

Quizá lo que más llama la atención en esta zona, es un recuadro dedicado a música 100% hondureña, el cual lleva a una pequeña, pero muy significativa colección de temas nacionales de ayer y de siempre, al cual he contribuido con varias de mis composiciones. Y ahora recientemente, Mario ha abierto un recuadro que enlaza a la historia de los grupos musicales hondureños desde los años 60, aunque esta parte está todavía incipiente, seguro que en poco tiempo será muy interesante.

Nuestro amigo Mario no ha desperdiciado ningún espacio y además de lo señalado, tiene fotos de su barrio de origen, la colonia Campo Cielo, fotos de sus amigos, videos de YouTube dedicados a Honduras, en fin, por donde uno escudriñe, encuentra pedacitos y retazos de nuestro país, todos colocados para dar una orgullosa muestra de lo que somos culturalmente.

Mario me comentó telefónicamente y por correo, que lleva más de 10 años viviendo en un pueblo cercano a la ciudad de Atlanta, que su padre tocó en una marimba de Santa Bárbara, de ahí su afición por la música. Me confesó que para sostenerse trabaja de noche en una fábrica, pero que de día en cuanto puede, se dedica a revisar su sitio y a adicionar aquellas cosas de Honduras que llaman su atención y que hace apenas 5 meses le está dedicando más tiempo. Con sus propios recursos mantiene abierta esta ventanita a tantos y tan variados aspectos de nuestro país.

Pienso que personas como Mario, aunque lejos del país, no lo olvidan y todo lo contrario, lo llevan en el corazón y por ello hacen colección de aquellas cosas que alguna vez palparon, vieron, escucharon o leyeron. El orgullo catracho que se nota en cada rincón de esta sencilla página electrónica, es increíble y admirable. Por eso creo que Mario es un típico ejemplar del Buen Hondureño Anónimo o BHA. Sigue adelante amigo, Honduras necesita muchos más como tú, que la quieran y la muestren con orgullo!